Los ocres de la Vera

El color del final del otoño en la Vera me ha parecido bastante distinto del que se puede ver en otras partes de la Península. No es el naranja-amarillo-rojo definido y más o menos variado de otros sitios, sino el ocre grisáceo con distintos tonos de los robledales casi monográficos que llenan las laderas de los montes, salpicado solo con algún árbol de ribera que asoma de las gargantas y algún árbol ornamental cerca de los pueblos. Mejor verlo (la segunda es la más característica: robles y más robles por las laderas, con colores apagados):





      

Comentarios